¿Padeces de resistencia a la insulina?

La resistencia a la insulina es un padecimiento que observo frecuentemente en la clinica. Me preocupa, pues muchas personas no saben que lo padecen, y es de suma importancia que lo detectemos a tiempo, y mejoremos nuestros hábitos y estilo de vida para prevenir complicaciones a largo plazo.

La resistencia a la insulina ocurre cuando los niveles de azúcar en sangre se encuentran elevados, pero no lo suficientemente elevados como para diagnosticarse Diabetes tipo 2. Si no modificamos nuestros hábitos y estilo de vida, la resistencia a insulina puede progresar y convertirse en Diabetes tipo 2.

La buena noticia es que, la progresión de resistencia a la insulina a Diabetes tipo 2 se puede prevenir. Una adecuada alimentación y actividad física son la clave.

Si padeces resistencia a la insulina, consulta con tu médico acerca de suplementar con un producto natural como DIABECON de Himalaya. Diabecon es una combinación de 30 hierbas y minerales que puede ayudar a controlar los niveles de glucosa y lípidos en sangre, proteger las células del páncreas y contrarrestar el estrés oxidativo.

¿Cómo sé si padezco de resistencia a la insulina?  Existen algunos factores de riesgo que nos pueden indicar que es necesario consultar con un profesional. Algunos de ellos son:

  • La resistencia a la insulina muchas veces no provoca síntomas. Es importante realizar un análisis de laboratorio completo una vez al año.
  • Uno de los primeros signos de resistencia a insulina, que me hace sospechar cuando atiendo a un paciente en la clínica es la acanthosis nigricans, la cual es un oscurecimiento de la piel en ciertas áreas como por ejemplo la nuca, axilas, codos, rodillas y nudillos.
  • Mantener demasiada sed puede ser un síntoma de resistencia a la insulina
  • Poliuria, que significa orinar con demasiada frecuencia
  • Visión borrosa
  • Fatiga

Es importante que prestes especial atención, si presentas alguno de estos factores de riesgo:

  1. Sobrepeso
  2. Si tu circunferencia de cintura es mayor a 40 pugadas en hombres, o 35 pulgadas en mujeres.
  3. Si consumes una dieta rica en carnes rojas, embutidos, azúcares y harinas refinadas.
  4. Sedentarismo
  5. Si tienes más de 45 años
  6. Historia familiar de diabetes (un padre, tíos o hermanos con Diabetes tipo 2)
  7. Si eres mujer y padeces Síndrome de Ovarios Poliquísticos
  8. Si padeciste diabetes gestacional durante tus embarazos.
  9. ¿Tu pareja se queja que roncas demasiado por la noche? La apnea de sueño es también un factor de riesgo para el desarrollo de resistencia a la insulina.