¡Me estanqué en el peso!

¿A quién no le ha pasado? Comienzas a cambiar tus hábitos alimenticios, a mejorar tu dieta, a ejercitarte más… los cambios se ven reflejados en tu balanza: pierdes 5, 10, 15 libras… pero llega un momento, ese temido momento, en el que después de un par de semanas la balanza parece haber dejado de funcionar, pues el peso se ha quedado estancado en el mismo numero. ¿Te ha pasado? Si la respuesta es si, te puedes sentir tranquilo, pues es algo totalmente normal y qué se puede solucionar 🙂 Primero la pregunta ¿Por qué nos estancamos en el peso? La respuesta son dos razones:

  • Mientras más pesamos, más calorías quemamos. Una persona de 200 libras quema más calorías al día, aún durmiendo, que una persona de 100 libras. Si reducimos 10, 20 o 30 libras, nuestro metabolismo también se reduce, por lo que la «dieta» que antes nos funcionaba, ahora ha dejado de hacer efecto. ¿Me explico? Si empezamos perdiendo peso con una dieta de 1500 Calorias cuando pesabamos 200 libras, ahora que pesamos 150 libras, esa dieta de 1500 Calorías nos sirve para mantenimiento, pero no para reducción de peso.
  • Al perder peso, muchas veces perdemos masa muscular. Especialmente cuando hacemos dieta pero no lo acompañamos de ejercicio. El músculo es es un tejido metabólicamente activo, en palabras sencillas, el músculo quema calorias. Mientras más musculo tenemos, más calorías quemamos. Si perdemos músculo, quemamos menos calorías.

Después de haberles platicado acerca de las causas del famoso «estancamiento», seguro estan pensando ¿Pero y la solución? Aquí les va:

  • Incrementa tu actividad física: si actualmente estas haciendo ejercicio durante 30 minutos, 3 veces por semana, incrementa tu ejercicio a 35 minutos 3 veces por semana, o práctica ejercicio más frecuentemente. De esta manera estarás quemando más calorias.
  • Modifica tus porciones: en algunos casos es necesario modificar la dieta y reducir la cantidad de calorías que ingieres. Esto siempre debe hacerse con la supervisión de un profesional, pues no queremos restringir demasiado tu ingesta calorica.
  • Empieza el día con un buen desayuno, rico en proteínas: se ha determinado que quienes incluyen proteínas magras o vegetales en su desayuno, aceleran su metabolismo a lo largo de todo el día.
  • Incluye entrenamiento con pesas o resistencia en tu rutina: si antes únicamente hacías cardio, es hora de incluir también entrenamiento de resistencia. Esto ayudará a aumentar tu masa muscular, y por la misma razón, acelerar tu metabolismo.
  • ¡Toma agua! Se ha determinado que luego de la ingesta de 2 vasos de agua nuestro metabolismo se acelera hasta en un 30%.
  • ¡Lleva un diario de alimentos!  Luego de un par de semanas comiendo sano, muchas veces empezamos a introducir poco a poco más «pecaditos» en nuestra dieta (nos empezamos a relajar), y esto puede hacer que dejemos de perder peso.
  • Pregúntanos acerca de 4321 en Linea, bebida natural a base de extractos de hierbas que te puede ayudar a acelerar tu metabolismo 🙂