¿Gripe otra vez?

¡Tengo la suerte que Lu casi no se enferma! Sin embargo, cuando empezó a ir al cole la historia era más o menos la siguiente: Lu se enfermaba de gripe, me enfermaba a mi, a Luis, luego se enfermaban los abuelos… y el ciclo se repetía el siguiente mes.

Muchas veces mis pacientes me preguntan si hay algo que puedan hacer para mejorar el sistema de defensa de sus hijos, y la respuesta es SI. Existen nutrientes clave que nos pueden ayudar a estar mejor preparados para enfrentar enfermedades.

Pregúntale a tu médico acerca de SEPTILIN DE HIMALAYA (jarabe para niños y tabletas para adultos). Septilin contiene ingredientes 100% naturales, y actúa como un inmunomodulador, mejorando el sistema de defensa del organismo, elevando la resistencia del cuerpo a las infecciones.  

 

Asegúrate de incluir los siguientes nutrientes en tu dieta diaria:

  • Vitamina C: la vitamina C es la mas «famosa» cuando hablamos de mejorar nuestro sistema inmune. Sin embargo, la evidencia científica es dudosa. Se ha determinado que, lo que posiblemente logremos con una ingesta adecuada de vitamina C a largo plazo, es reducir la duración de los catarros, no prevenirlos. Lo que si es seguro es que, si nuestra dieta es deficiente en vitamina C, posiblemente nos enfermemos más. Así que asegúrate de incluir no solamente cítricos, sino también alimentos como la espinaca, el kale, fresas, chile pimiento y papaya.
  • Vitamina E: es un potente antioxidante, que nos ayudara a contar con un sistema inmunológico fuerte. La encontramos en el aceite de oliva, manías horneadas, pepitorias, almendras, espinacas y brócoli.
  • Vitamina B6: es fundamental en nuestro organismo pues es necesaria para cientos de reacciones bioquímicas que tienen lugar en nuestro cuerpo, dentro de ellas, las que ocurren en el sistema inmunológico. La encontramos en el banano, las papas y el atún, entre otros.
  • Los carotenoides (Vitamina A) son potentes antioxidantes, que dan esos vibrantes colores rojizos, naranjas y amarillos a frutas y vegetales, como el camote, la zanahoria, el guicoy sazón y el melón.
  • Hierro, su ingesta adecuada previene la anemia y ayuda a nuestro sistema inmune a mantenerse fuerte. Lo encontramos no únicamente en las carnes, sino también el el frijol, kale, espinaca, y brócoli.
  • Selenio: un potente antioxidante que también ayuda a nuestro cuerpo a prevenir ciertos tipos de cáncer. Lo encontramos en el ajo, brócoli y nueces.
  • Y el Zinc: fundamental también para el buen funcionamiento de nuestro sistema de defensa, lo encontramos en mariscos y carnes magras.
  • Probióticos: en pocas palabras, son las «bacterias buenas» que encontramos en el yogurt. Se ha determinado en algunos estudios científicos, que su ingesta ayuda a reducir la fiebre, tos y otros síntomas de la gripe, tanto en incidencia como en duración.

¿Que concluimos, entonces? Que no existe un solo alimento «mágico» que debamos incluir en nuestra dieta para prevenir catarros e infecciones, sino mas bien una combinación de alimentos variados y coloridos, para asegurar que estemos recibiendo todos los micronutrientes que necesitamos para contar con un sistema de defensa  fuerte y listo para atacar cualquier virus o bacteria. Y qué mejor, que obtener estos micronutrientes de fuentes naturales y no de suplementos.