Entrevista a Majo Bianchi de Somos Bento Moms

“Las loncheras saludables me salvaron la vida”

bento
Le pedí a la increíble Majo Bianchi, de Somos Bento Moms, que me contara un poco acerca de cómo fue naciendo su pasión por las loncheras saludables, y cómo estas han ayudado a sus hijos, aquí les va su historia:

“Desde que Valentina nació tuvimos conflictos con la comida. Nunca llegue a estrenar las pachas grandes, jamás llene los frascos de compota de 6 onzas y la primera vez que le pedimos un menú de niños su hermano menor ya comía. Valentina no toma leche, no come carne y al año pesaba solo 15lbs… Imaginen las miradas de la gente!

Me acuerdo tanto de ese día, desde enero había notado que comía menos, pero ese día fue demasiado. Le puse en su lonchera una salchicha y un jugo, salió de la casa con 4onz de Incaparina en el estomago y a las 4 que regrese de trabajar, no había probado bocado. La lonchera regreso entera y el almuerzo no lo quiso tocar. Llore sentada en el piso de la cocina. Investigar siempre había sido mi fuerte, ya había escuchado algo sobre estas loncheras con divisiones pero necesitaba saber más. Esa noche entendí que el movimiento bento no es una moda ni se trata de loncheras “bonitas” o decoradas. Esa noche descubrí que necesitaba ayuda!

Al día siguiente compre una bento (lonchera con divisiones) y me acerque a Analu Arrivillaga para que me asesorará. Aprendí que mi hija necesita porciones pequeñas pero atractivas que incluyan los 5 grupos alimenticios (Granos, Lácteos y Proteínas, Frutas y Vegetales, Grasas Saludables). Y prepare mi primera lonchera… Ese día, ese bendito primer día, la lonchera regreso vacía… VACÍA como nunca. Otra vez llore en el piso de la cocina, pero de felicidad y alivio.

bento3Ya han pasado 8 meses y ahora Valentina, con 4 años, no sólo come sino que prueba comidas nuevas. Esa niña que rechazaba texturas y colores ahora come de todo y esta mama que lloraba en el piso de la cocina ahora prepara 3 loncheras tipo bento para toda su familia. En la última cita con el pediatra llore… Llore porque por primera vez, desde que Valentina nació, estaba en el rango de peso normal. Valentina no come mucho pero come sano. ¿Porque no le mando “gustitos”? ¡Fácil! Con mi hija, cada bocado cuenta y un gustito es un bocado menos de lo que su cuerpo necesita. Ese dulce representa que en clase se va a estar durmiendo y que el azúcar la va a poner irritable. No es fácil ser una Bento Mom, no era mi sueño levantarme a las 3am a preparar loncheras pero cuando veo a Valentina probar de todo y comer de todo, cuando la veo rechazar la soda y pedir agua y cuando la veo sana y feliz… ¡Con gusto  me levanto a las 3 am el resto de mi vida!”